Constitucional - Derecho Internacional - Jurisdicción federal

¿Territorio incorporado?

Columna de hoy en El Nuevo Día sobre el tema de la decisión del juez de distrito federal Gustavo Gelpí que declara a Puerto Rico como “territorio incorporado”.
19-Noviembre-2008
Efrén Rivera Ramos
Catedrático de Derecho

¿Territorio incorporado?

Un juez federal de San Juan acaba de declarar que Puerto Rico se ha convertido en territorio incorporado de los Estados Unidos.

La diferencia entre territorios incorporados y no incorporados la estableció el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en los “Casos Insulares”, resueltos entre el 1901 y el 1922 para atender asuntos relacionados con los territorios de Puerto Rico, Hawai, Alaska y las Filipinas.

Dictaminó entonces el tribunal que a Puerto Rico debía considerársele territorio no incorporado, que significa que “pertenece a, -pero no es parte de-, los Estados Unidos”. Como tal, no se le extienden todas las disposiciones de la Constitución de los Estados Unidos.

En 1922 en el caso de Balzac v. Porto Rico, el Tribunal determinó que ni siquiera la concesión de la ciudadanía estadounidense había efectuado la incorporación jurídica de nuestro país a los Estados Unidos.

En su opinión reciente, el juez Gustavo A. Gelpí dice cosas acertadas. Por ejemplo, que los “Casos Insulares” se basaron en una ideología racista e imperial. Que su razonamiento ha sido criticado duramente. Y que Puerto Rico se ha ido pareciendo cada vez más a un estado de la Unión. Todo eso es innegable.

Sin embargo, su decisión llega a una conclusión encontrada con lo resuelto por el Tribunal Supremo de los Estados Unidos en el caso de Balzac. En ese caso, el Tribunal resolvió que la incorporación de un territorio es un acto político que le corresponde sólo al Congreso. Añadió que esa intención del Congreso debe hacerse constar expresamente. Ello es así porque la incorporación significa poner al territorio en camino hacia la estadidad. Y esa es claramente una decisión política. En fin, que los tribunales no pueden meramente inferir de las actuaciones del Congreso y del Ejecutivo a lo largo del tiempo que el territorio ha sido incorporado. Eso es justamente lo que nuestro juez acaba de hacer, al concluir que los lazos entre Puerto Rico y los Estados Unidos se han desarrollado de tal forma que han tenido el efecto constitucional de incorporar a Puerto Rico.

El juez se apoya en una oración del caso Boumedienne v. Bush, resuelto en junio pasado por el Tribunal Supremo para atender la situación de los detenidos en Guantánamo. La oración reza así: “… muy bien puede ser que con el tiempo los lazos entre los Estados Unidos y cualquiera de sus territorios no incorporados se fortalezcan en modos que tengan significado constitucional”.

La citada expresión aparece en el texto de la opinión mayoritaria del caso Boumedienne después de que el juez ponente en ese caso ha reiterado la doctrina de Balzac y los demás “Casos Insulares”. De modo que no podría afirmarse razonablemente que esa sola oración tiene el efecto de invalidar lo resuelto expresamente en Balzac. Además, la aseveración era innecesaria para resolver la cuestión que el tribunal de Boumedienne tenía ante sí. Debe, pues, considerársele lo que los abogados llaman “dicta”, es decir, cosas que se dicen en una opinión que no constituyen en rigor parte del fundamento de lo que el tribunal resuelve.

Para concluir de forma jurídicamente sostenible que Puerto Rico ha sido incorporado constitucionalmente a Estados Unidos con el paso del tiempo, sin una declaración expresa del Congreso a esos efectos, el Tribunal Supremo tendría que revocar el caso de Balzac, cosa que no ha sucedido todavía.

Aclarado, pues, el asunto jurídico.

Desde el punto de vista político y humano se entiende que los compatriotas que favorecen la estadidad para Puerto Rico se muestren impacientes por la falta de acción del Congreso y el Ejecutivo estadounidenses en esa dirección. Igual desasosiego sienten los que creen en la independencia o en otras formas de soberanía.

El reclamo que debe hacerse es que el Congreso y el Presidente actúen sobre la condición política de Puerto Rico a la mayor brevedad. Se evitaría así el cultivo de falsas ilusiones. De unos y de otros.

PrintFriendlyFacebookTwitterStumbleUponMySpaceOrkutBlogger PostLinkedInDeliciousShare/Bookmark
  • Miguel Nicolas Moreda

    Es interesante como ciertos personas actuan intentando resolver problemas que no están bajo autoridad y, aún más interesante, como los que tienen la autoridad no las resuelven. No viene al caso, pero me causa mucha gracia lo que dice una amiga cercana: “Peor que un vago inteligente, es un bruto con iniciativa”…

  • jurilex

    Si Puerto Rico fuese incorporado como territorio de Estados Unidos, desde la perspectiva de su Constitución, el gobierno de este territorio se consideraría como una instrumentalidad autorizada por el Congreso, sujeta a todos los derechos que esa Constitución le garantiza a las personas frente al gobiern federal.

  • hola

    Chemo soto 2016