Educación Jurídica - Responsabilidad Profesional

pequeño sondeo: grandeza en la poesía, ¿y en la abogacía?

La semana pasada salió publicado este artículo en el NYT sobre el status de la poesía (en EEUU), más bien sobre qué significa y porqué se considera a un/una poeta un/una Gran (con letra mayúscula) poeta. Entre los cuestionamientos que se lanzaban estaba el de si hoy día podía hablarse de la existencia de Grandes poetas, cuáles son las caractéristicas que debían tener, cuán dificil era precisar el concepto grandeza en tanto la posmodernidad arrancó la posibilidad de precisar conceptos como Verdad, Justicia, Grandeza. Pero el punto principal era echarle un vistazo al estado de la poesía contemporánea.

Mientras lo leía se me ocurrió que esa introspectiva, ese análisis tan importante, no debía ser exclusivo del mundo de la poesía y que tal vez por aquí podíamos embarcarnos en hacer algo así que nos permitiera indagar sobre lo que entendemos es un/una Gran abogado/a.

El semestre pasado la Profa. A. Matanzo y yo comentabamos la peli To Kill a Mockingbird, y cómo ésta reflejaba una identidad del Gran abogado. ¿Sería hoy día Gregory Peck, el abogado que en aquel contexto defendió a un negro acusado de violación, el ideal del Gran abogado o consideramos al (a la) Gran abogado(a) otra cosa?, ¿lejos, cerca de aquel ideal?. ¿O quizás no tenemos ya un ideal de un(una) Gran abogado(a)?

Los invito a que hagamos un modesto ejercicio tipo ‘sondeo’ sobre el mundo de la abogacía hoy, sobre la identidad del abogado y la abogada, sobre lo que en el hoy y en el ahora concebiríamos un/a Gran (con letra mayúscula) abogado/a.

Las preguntas serían, ¿Qué caracterísiticas conforman hoy a un/una Gran abogado/a? ¿Qué tendría este(a) para que lo consideraras como tal? (se trata de ese(a) abogado(a) que tú dices, es grandiosa(o), espectacular, yo quiero ser como ella/el, en mi vida profesional). ¿los/las hay?

anda, anímense, ¿qué piensan?….

Share