TSPR

Supremo error ortográfico II

He vuelto a examinar la opinión del Tribunal Supremo de Puerto Rico en Hernández Colón v. Policía de Puerto Rico, 2009 TSPR 154, a ver si puedo entender la lógica jurídica que llevó al resultado ya conocido. Y aunque no he logrado mi objetivo, he tropezado con otro error ortográfico que me permite comentar una importante regla de redacción del idioma español. Se trata de la acentuación de las palabras esdrújulas.

Las palabras esdrújulas son aquellas cuya fuerza de pronunciación se ejerce en la antepenúltima sílaba. En español, todas las palabras esdrújulas se acentúan. No obstante, en la página 30 del mencionado caso, el Tribunal Supremo de Puerto Rico publicó lo siguiente: “Los aquí peticionarios no poseían una mera expectativa sobre el derecho de protección, sino que estos ostentan un derecho adquirido en virtud de sus respectivos retiros como primeros ejecutivos del país, bajo un estado de derecho especifico.” En este caso, la palabra “específico”, por ser esdrújula, debió estar acentuada en su antepenúltima sílaba. No lo está.

Curiosamente, al igual que en el caso del error que señalé en una entrada anterior, lo trágico del asunto es que el Tribunal aplica la regla de redacción correctamente en situaciones similares. Hay al menos tres ocasiones adicionales en las que usó la palabra “específica” o “específicas”, y las acentuó en su antepenúltima sílaba (véase páginas 57, 64 y 66). Como si fuera poco, el error se produce en una de las oraciones más importantes de la opinión, en la cual se responde a la controversia jurídica que tenía el Tribunal ante sí. Por tanto, es forzoso concluir que la omisión del acento en este caso sólo puede atribuirse a una falta de rigurosoridad en la redacción y revisión del texto antes de su publicación.

A diferencia de los abogados y las abogadas, los tribunales tienen todo el tiempo y todas las prórrogas que necesiten para redactar y revisar sus escritos. Si bien eso no debe ser licencia para que abogados y abogadas incumplan las reglas de redacción en los escritos que producen, ciertamente le impone una responsabilidad mayor a la judicatura que, como ya he señalado, debe ser modelo para el resto de los mortales.

PrintFriendlyFacebookTwitterStumbleUponMySpaceBlogger PostLinkedInDeliciousShare/Bookmark
  • anti-lawyer

    Agread, there gramer is horibel.

  • Beatriz Colberg

    Estoy completamente de acuerdo con su nota. Debo destacar, y no por restarle responsabilidad al abogado, que la persona que está a cargo del trabajo mecanográfico tiene mucha más responsabilidad que éste dado que su trabajo es, precisamente, el mecanografiar textos verificando que estén correctos gramaticalmente hablando. Para eso se les entrena. Lamentablemente, hoy en día se relaja la rigurosidad al escribir en todos los ámbitos de nuestra sociedad.

  • Togo

    En esa oración, tampoco le pusieron tilde a “estos” cuando se refirieron a los peticionarios (escribieron, “… sino que estos ostentan…”) En esa oración, “estos” se usa como pronombre, por lo que debieron escribir “éstos”, no “estos”.