Constitucional - Derechos Humanos - TSPR

Ex Parte AAR y el TSEU

En una entrada anterior indiqué que el Momento Político en el cual se emitió la reciente opinión Ex parte AAR, sobre la adopción por parejas del mismo sexo, reflejaba una intervención judicial muy particular con un proceso político activo en Puerto Rico. Para haberse gastado tanta energía analítica en la Opinión del Tribunal en torno a la importancia de que los tribunales no intervengan con procesos políticos, ese proceder me pareció sumamente contradictorio. Nada, que en ocasiones los actos dicen mucho más que las palabras.

La Opinión se da también a destiempo, argumenté, porque –como es sabido– actualmente el Tribunal Supremo de Estados Unidos evalúa dos casos que podrían alterar muy pronto el escenario constitucional y que, dependiendo del resultado, podrían requerir que el Tribunal Supremo de Puerto Rico tenga que revisar este asunto. Aunque obviamente no sabemos cómo resolverá el TSEU, sí es razonable concluir que puede tener un impacto. La Procuradora General también apuntó esta consideración en su más reciente intervención en Ex Parte AAR.

Ayer, en la argumentación oral ante el TSEU, pudimos observar cómo exactamente podría afectarse el escenario. Las expresiones del Juez Kennedy nos presentan una ventana a esa posibilidad y nos recuerdan el desfase que probablemente existe entre la Mayoría del Tribunal Supremo de Puerto Rico y la cultura política:

Justice Kennedy:

“On the other hand, there is an immediate legal injury or legal — what could be a legal injury, and that’s the voice of these children. There are some 40,000 children in California, according to the Red Brief, that live with same-sex parents, and they want their parents to have full recognition and full status. The voice of those children is important in this case, don’t you think?” 

PrintFriendlyFacebookTwitterStumbleUponMySpaceBlogger PostLinkedInDeliciousShare/Bookmark
  • Eduardo Ruiz

    Esto podria deberse a que no es la primera vez que el TSEU tiene que tomar en cuenta los derechos de las ‘personas menores de edad’ al evaluar si los derechos fundamentales pueden estar atados a la voluntad expresada en las urnas. En la decada los ’30 y ’40 del siglo pasado las ‘personas menores de edad’ que practicaban la fe de los testigos de Jehova, se negaron a saludar la bandera americana siguiendo su interpretacion de la biblia donde se prohibe honrar imagenes. El TSEU avalo la suspension de estas personas, por lo que fueron expulsados de las escuelas en 44 de 48 estados que entonces componian la union americana. Al ser expulsados provocaba ser encontrados culpables de delicuencia juvenil si los padres no los enviaban a escuelas privadas. Por lo tanto no pocos de ellos fueron enviados a reformatorios y fue el comienzo de la mas vil persecucion religiosa contra grupo alguno en la historia reciente la cual fue documentada por la ACLU en un informe publicado en enero de 1941. ¿Que tienen que ver esto con la Prop. 8? En la pagina 116 de la decision del Juez de Distrito V.Walker rechazo el voto mayoritario basado en la jurisprudencia producida a raiz de dicha decision, por lo que me es relevante entrar en detalles y me explico.

    AL TSEU le tomo poco menos de 3 años reconocer su equivocación, los derechos fundamentales no pueden estar atado a la voluntad expresada en las urnas. Al respecto el juez Jackson escribio “The very purpose of a Bill of Rights was to withdraw certain subjects from the vicissitudes of political controversy, to place them beyond the reach of majorities and officials and to establish them as legal principles to be applied by the courts. One’s right to life, liberty, and property, to free speech, a free press, freedom of worship and assembly, and other fundamental rights may not be submitted to vote; they depend on the outcome of no elections.”

    Tampoco debe estar atada a si la diversidad ataca las instituciones mas preciadas, al respecto comento:

    The case is made difficult not because the principles of its decision are obscure but because the flag involved is our own. Nevertheless, we apply the limitations of the Constitution with no fear
    that freedom to be intellectually and spiritually diverse or even contrary will disintegrate the social organization. To believe that patriotism will not flourish if patriotic ceremonies are voluntary and
    spontaneous instead […]. We can have intellectual individualism and the rich cultural diversities that we owe to exceptional minds only at the price of occasional eccentricity and abnormal attitudes. When they are so harmless to others or to the State as those we deal with here, the price is not too great. But freedom to differ is not limited to things that do not matter much. That would be a mere
    shadow of freedom. THE TEST of its substance is the right to differ as to things that touch the heart of the existing order. If there is any fixed star in our constitutional constellation, it is that no official, high or petty, can prescribe what shall be orthodox in politics, nationalism, religion, or other matters of opinion
    or force citizens to confess by word or act their faith therein. If there are any circumstances which permit an exception, they do not now occur to us.”

    Estas memorables palabras fueron citadas por el Juez Walker quien inicialmente declaro inscontitucional la Prop. 8. Los derechos de los menores de edad de la en aquel tiempo aun mas pequeña minoria que componia los testigos de Jehova al igual que los hijos de las parejas GLTB podrian estar en la mente del juez Kennedy.

    Pero lo mas insolito que aprecio de todo este debate es la cantidad de interes, dedicacion, pasion que han invertido brillantes mentes juridicas como ha diario escucho y leo por este medio, prensa, radio y tv en defenda de los derechos de los GLTB, quienes votan activamente en contrastes con la ausencia de voces defendiendo los derechos de los testigos de Jehova a predicar en las urbanizaciones con control de acceso. Por mas de 20 años los testigos se le han negado su derecho mas elemental y particularmente desde el 2011 ya esta probado a nivel federal esos daños y la defensa a su favor ha sido sumamente timida. Desconocen los 23 casos que crearon precedente en materia de derechos civiles entre 1936 y 1946.

    We think the action of the local authorities in compelling the
    flag salute and pledge transcends constitutional limitations on their
    power and invades the sphere of intellect and spirit which it is the
    purpose of the First Amendment to our Constitution to reserve from all
    official control.

    • Con relación al caso de los testigos de jehova tuve esto que decir hace unos días en otro foro (como parte de una conversación con otras personas):

      “Hace exactamente 20 años, en el 1993, el tspr resolvió casi lo mismo que gelpí en el caso de caquias vs mansiones de rio piedras… Decisión que aplica a todas las personas que quieran entrar a urbanizaciones cerradas con calles públicas, no solamente a grupos religiosos….

      Si hay calles públicas, hay que dejar pasar. Eso es lo que resuelve Caquías. Caquías lo hace en el contexto de urbanización con guardia de seguridad, que es más fácil de administrar. Pero el principio es el mismo: en la medida que las urbanizaciones sustituyen al guardia por el beeper (por razones de costo), el remedio debe ajustarse a esa realidad y por eso se provee un remedio que facilite el acceso a las calles públicas, que es lo que está resguardado por la constitución; con beeper o sin beeper, el principio es el mismo: el acceso. Esta decisión no aplica a urbanizaciones completamente privadas (con calles privadas etc); pues el issue constitucional tiene que ver con las calles públicas….

      Y lo mismo habría que resolver si un partido político quiere entrar a las urbanizaciones para pedir endosos para su inscripción, por ejemplo.”