TSPR

Carta al Gobernador

Ya habrá mucho que decir en este espacio sobre el proyecto de ley reciente que altera y reduce drásticamente la competencia del Tribunal Supremo. En este punto sólo presentamos la carta que hoy envía el Juez Asociado Luis Estrella al Gobernador sobre este asunto. Se destaca su llamado procesal:

“Lamentablemente, la Asamblea Legislativa no permitió que sectores importantes de nuestra sociedad hablaran previo a aprobar la medida. Tampoco se solicitó contar con el beneficio del insumo de todos los  jueces y juezas del Tribunal Supremo. A pesar de que la medida incidirá en los derechos de los obreros, grupos ambientales, el ejercicio de la profesión de los abogados y la ciudadanía en general, la Asamblea Legislativa no solicitó ponencias a representantes y entidades relacionadas. Por el contrario, al filo de la media noche se aprobó ayer en la Cámara de Representantes la medida que llegó ese mismo día ante ese cuerpo. Tampoco acogieron propuestas de enmiendas que contaban con el consenso del Juez Presidente y de una amplia mayoría de los Jueces Asociados. En el caso del Senado, ni siquiera esperaron por el insumo del Departamento de Justicia, única agencia de la Rama Ejecutiva a la cual se le solicitó memorial explicativo.”

El Juez Asociado tiene toda la razón. Y es evidente que esta importante medida sólo puede aprobarse tras gozar de la discusión pública requerida para un asunto de esta naturaleza. Eso hay que cuestionarlo enérgicamente. El Juez Asociado, el señor Luis Estrella, tiene justificación en sus denuncias y hace muy bien en presentarlas oportunamente y con la seriedad que las emite. Sin embargo, resulta claro–y estoy seguro que le habrá pasado por la mente–  el Juez tiene un problema de legitimidad que pesa sobre su carta. Como hemos dicho antes, la legitimidad del cargo no viene automáticamente con el juramento… hay que ganársela.   Una y otra vez hemos apuntado en este espacio a la manera en que ese mismo Juez llegó a ocupar su cargo; bajo los mismísimos estilos antidemocráticos que con mucha justificación denuncia. Hasta publicamos un libro sobre el tema.  La legitimidad del ejercicio del poder judicial es un asunto fáctico que se desgasta o se cultiva con los actos. Y su posición está manchada con el pecado original de su nombramiento politizado.  Tal vez llegará un momento en que no lo concibamos así, ya sea porque sus actos habrán demostrado lo contrario o porque otros hechos validen su ejercicio del poder judicial…  Ojalá el Gobernador escuche sus palabras; y ojalá el Gobernador aprenda que el mensaje más poderoso de la carta no es su contenido, sino el aura deslegitimador que emana de la misiva.

Se aneja la referida carta y el P del S 367

Carta-al-Gobernador.pdf

P_del_S_367.pdf

Share