Constitucional - Legislación

La “O”: Nueva enmienda sustituye conjunción disyuntiva por copulativa

A las 5:00 de la tarde de hoy llega información a los efectos de que el Artículo 19 del P del S 238 fue enmendado para sustituir la conjunción disyuntiva “o” en la última línea de su primer párrafo, por la copulativa “y”. No he visto el texto final todavía, pero es la información que me confirma una fuente confiable.

Lo que parece una enmienda técnica y sin consecuencia es en realidad una modificación sustantiva muy importante. En mis comentarios anteriores expliqué que una interpretación posible del texto tendría el efecto de hacer esta ley enteramente opcional para corporaciones privadas que aleguen tener “credos, dogmas o requisitos ocupacionales” discriminatorios. Ahora, con la sustitución de esa “o” por la copulativa “y”, se elimina esa interpretación.

Según el nuevo texto, entonces, la única interpretación posible es similar a la primera de las dos que propuse en el escrito previo. Ahora queda claro que sólo están exentas aquellas corporaciones o entidades privadas que cumplan con dos requisitos: primero, que estén “vinculadas” a una iglesia o congregación religiosa y que, segundo, que tengan  “credos, dogmas o requisitos ocupacionales” que sean contrarios a la ley.  Por supuesto, no queda claro qué constituye estar “vinculado” (debería ser formal y legalmente vinculado para evitar que se burle ley fácilmente) o qué es eso de tener credos, dogmas, etc. No obstante, la precisión era importante para evitar una interpretación que convirtiera a la ley en una puramente opcional. El texto final de ese primer párrafo del Art. 19  leería como sigue.

“Por virtud de las disposiciones constitucionales de separación de Iglesia y Estado, Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos de América, así como el Artículo II, Sección 3 de la Constitución del Estado Libre Asociado de Puerto Rico, las disposiciones de esta Ley no serán aplicables a Iglesias o congregaciones religiosas, organizaciones, sociedades, instituciones, así como a ninguna entidad, corporación con o sin fines de lucro, organización comunitaria de base de fe, institución educativa, ofrecimientos académicos, provisión de servicios o asociación vinculado a una Iglesia, congregación religiosa y cuyos credos, dogmas o requisitos ocupacionales estén en clara contradicción con los intereses protegidos por esta Ley.”

PrintFriendlyFacebookTwitterStumbleUponMySpaceBlogger PostLinkedInDeliciousShare/Bookmark
  • Colega, esto es un issue que se ha levantado en varios cortes de distrito federal respecto al requerimiento del Obama Care de proveer anticonceptivos. Es un pregunta legítima si el estado puede requerir cumplimiento de personas privadas de leyes que van en contra de sus creencias religiosas. Asumo llegará al SCOTUS. Obviamente en PR se hizo para que nuestros cobardes legisladores votaran a favor de la medida con menos temor del voto castigo de grupos religiosos. Finalmente, recordemos que hay que proteger ambos intereses.

    • Sí, hay que proteger ambos intereses. Y estoy de acuerdo que es un issue complicado. Sin embargo, me queda claro que una persona privada (dejando a un lado a una organización religiosa formal) no puede utilizar sus creencias religiosas para dejar de cumplir con leyes de aplicación general (aunque esté en desacuerdo con ellas por razones religiosas). Por ejemplo, una persona no puede dejar de cumplir con leyes que prohíben drogas, sólo porque entienda que su religión lo requiere. Eso dice Scalia en Employment Division, Department of Human Resources of Oregon v. Smith, 494 U.S. 872 (1990). Tampoco puedo comerme una luz roja, porque lo ordena mi religión. De este modo, veo muy difícil que –digamos– un dueño de una farmacia pueda discriminar contra un empleado por razón de ideas religiosas (contra un musulmán) sólo porque el dueño sea católico. Eso lo prohíbe la Ley 100, pues el objetivo de la ley no es atacar una religión sino evitar el discriminen (lo cual es un objetivo neutral). Igualmente si su religión favorece discriminar por raza, sexo etc. Lo mismo pasa, desde ahora, con la orientación sexual. En fin, que las creencias religiosas no pueden ser un escudo contra la aplicación de leyes de derechos civiles y otras leyes generales. Nuevamente, otra cosa muy distinta puede ser que haya que excluir a instituciones esencialmente religiosas (como lo sería una iglesia). De lo contrario habría que exigirle a la iglesia que tenga curas mujeres. En fin, es un issue complicado.

  • Victor E Thompson

    De todas maneras, la interpretacion ridicula que hizo el supremo sobre el asunto de la violencia domestica nos dice que esas “palabritas” no son lo que rige la interpretacion constitucional. Los abogados no pueden vivir en la ficcion de que en PR se respeta el estado de derecho.