Vistas públicas sobre el derecho a la salud

Por Ismael A. Molina Villarino

La Comisión de Derechos Humanos, Civiles y Constitucionales del Colegio de Abogados y Abogadas de PR celebró vistas públicas durante el fin de semana del 25 y 26 de abril para escuchar ponencias sobre diversos grupos que se expresaron en cuanto al derecho a la salud, los problemas de acceso a servicios que enfrentan algunos sectores de la sociedad y qué sistema debe ser el más adecuado para PR. Una reseña de El Nuevo Día puede leerse en el siguiente enlace.

Aunque muchos consideran este tema un mero cliché, el debate sobre el mismo está lejos de culminar. Los diferentes ponentes denunciaron serios problemas de acceso a servicios y de discrimen en el ofrecimiento de los mismos. Algunos integrantes de la comunidad LGBTTQ tienen necesidades muy particulares en cuanto a servicios médicos, pero los servicios simplemente no están disponibles. Tampoco los hospitales están institucionalmente preparados para atender a todos sus integrantes. Según señaló una delegación de la Escuela Graduada de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas, para la comunidad trans es urgente que se establezcan ciertos protocolos en los hospitales, particularmente en los departamentos de emergencia, donde puede llegar un cuerpo inconsciente y el personal puede empezar “a ponerle agujas en donde sea” asumiendo que se trata de un hombre o de una mujer, sin realmente saber.

Muchos ponentes alegaron que algunos médicos niegan servicios a esta comunidad. Sin embargo, la licenciada Bámily López, Presidenta de la Comisión, puso en duda si en toda ocasión en que un médico se niega a ofrecer un servicio se trata de un discrimen por orientación sexual necesariamente. Puede el médico no sentirse apto para trabajar con las necesidades especiales de esa comunidad. ¿Falta de sensibilidad? ¿Falta de adiestramiento?

Algunas soluciones presentadas a estos problemas, como “incluir la perspectiva de género en todos los niveles de ofrecimiento de servicios de salud” o “hacer del sistema de salud uno integrado”, resultan extremadamente ambiguas y vagas. Otras soluciones como “añadir tal o cual curso a los currículos universitarios” son poco más que cosméticas. Finalmente, la creación de protocolos, si abusamos de ella, puede agravar la prestación de servicios de salud al crear un exceso de normas complejas que provoquen que el personal médico se ocupe menos por el cuidado del paciente y más por el cumplimiento con las reglas.

Érika Fontánez Torres

Érika Fontánez Torres es Catedrática de la Escuela de Derecho de la Universidad de Puerto Rico. Enseña los cursos de Derecho civil patrimonial y Teoría General del Derecho. Trabaja temas relacionados al Derecho y la Teoría Social y Política, la Sociología y la Teoría General del Derecho. Ha hecho investigación socio-jurídica aplicada a los temas de Propiedad, Género, Democracia y Medioambiente. Es abogada colaboradora de la Clínica de Asistencia Legal de la misma Escuela. Visita sus blogs Poder, Espacio y Ambiente y Observando al Derecho: Miradas desde la Teoría Social.