Constitucional - Derechos Humanos - Legislación - Penal

Una Pequeña Ventana (Omayra Torres Sánchez)

Una Pequeña Ventana
Omayra Torres Sánchez

Ponencia sobre el Proyecto de la Cámara 1296 en contra de la eliminación del voto a los confinados.
12 de noviembre de 2015

Para el 8 de septiembre de 1980 se aprobó la Ley número 3 que enmienda la Ley electoral de 1977 y dispuso:

Será elector de Puerto Rico todo ciudadano de los Estados Unidos de América y de Puerto Rico domiciliado en la isla, que a la fecha de una elección haya cumplido dieciocho años de edad, esté debidamente calificado con antelación a la misma y no se encuentre legalmente incapacitado para votar”

En lo pertinente al voto de los confinados se dispuso “tendrán derecho a votar , mediante el procedimiento de voto ausente, los confinado de las instituciones penales de Puerto Rico”. Y por primera vez los confinados ejercieron su voto ese mismo año.

Como electora desde el año 2004, cuando ejercí mi primer voto a uno de los partidos mayoritarios entendí en aquel momento que estaba haciendo una contribución a un Puerto Rico mejor, dándole así el poder para decidir sobre mi bienestar, el de mi familia y el de los “demás puertorriqueños”. En ese entonces solamente me concentraba en las personas que se encontraban en la libre comunidad, obviando por completo el mundo que se ha creado dentro de las instituciones penales en Puerto Rico, pues la falta de conocimiento de este otro mundo me hizo actuar de manera ignorante e irresponsable.

Para el año 2008 radico por primera vez el voto desde una institución penal, donde me encuentro extinguiendo una sentencia que sobrepasa mis expectativas de vida, por lo que estoy sujeta a buenas y malas decisiones de los gobiernos que toman el poder cada cuatro años y ñps que toman decisiones sobre mi vida y lo que será mi futuro al igual que la vida y el futuro de todos los ciudadanos en “libertad”. Y se preguntarán entonces ¿Cuál es la diferencia entre ejercer el voto en la libre comunidad o en la prisión? La diferencia es mucha.

Estando en la libre comunidad el gobierno de turno toma decisiones buenas en muy pocas ocasiones y en su mayoría las decisiones son devastadoras para las familias puertorriqueñas; decisiones tan malas que llevan a muchas de esas familias a los peores escenarios en la mayoría de los casos, a la destrucción del núcleo familia, la emigración y hasta el suicidio. Esto es estando en la libre comunidad teniendo “libertad de movimiento y diversas opciones para enfrentar la vida.

Foto: Roberto Gargarella

Foto: Roberto Gargarella

Estando en confinamiento la situación es extrema, deplorable, pues somos voces marginadas, sometidas al encierro y sin ninguna opción. El derecho al voto para una población correccional representa una pequeña ventana, una oportunidad de poder luchar a través del sistema de gobierno que en su momento podría proveernos una mejor calidad de vida y una verdadera “rehabilitación”.

La oportunidad del voto a la población confinada representa una voz que podrá llegar a la legislatura implantando nuevas leyes de carácter rehabilitador para poder beneficiar a todo un sector de la sociedad que vive marginado, censurado.

El mero hecho de un ser humano encontrarse en confinamiento no es motivo para ser censurado mediante el voto pues el estado de confinamiento No Borra la realidad de que somos seres humanos, capaces de levantarnos cada día y tener buenas y auténticas intenciones de tener un futuro mejor. El hecho de ser un ciudadano en “libertad” no es lo que define al ser humano, no es lo que determina el futuro del mismo, pues el ser humano lo define el poder errar y el poder rectificarse como parte de la vida.

Entiendo que como ciudadanos en confinamiento y teniendo la capacidad de ejercer el voto se debe conservar así el derecho a votar en las instituciones penales, pues todo lo que puede afectar o ayudar a la vida de un ser humano en confinamiento o en libertad debe ser tomado en consideración. A fin de cuentas, el confinamiento o la libertad no deben tener diferentes significados cuando lo que se debe velar es la vida misma y tomar decisiones que puedan beneficiar a toda una comunidad.

Share