Constitucional - Derechos Humanos - Legislación

Perdemos más que la libertad (Coraly Campos Rodríguez)

Ponencia en contra del Proyecto de la Cámara 1296
Coraly Campos Rodríguez
13 de noviembre de 2015

Este proyecto de ley va en busca de callar la voz de quienes podemos decidir unas elecciones. Por muchos años ha sido un “secreto a voces” las negociaciones que hacen políticos con las asociaciones en las cárceles. Consiguiendo así votos a su favor.

Nosotros perdemos mucho al entrar en la cárcel. Al perder la libertad nos enfrentamos al abuso de poder, a humillaciones, a injusticias, a violaciones de derechos, en fin, perdemos prácticamente todo. Y al salir a la libre comunidad tampoco podemos ser ciudadanos de “provecho” porque las oportunidades son muy limitadas. Para todo nos piden el Certificado de Buena Conducta y una vez quedamos marcadas, la sociedad ya nos cierra las puertas.

IMG_0617

Foto: Roberto Gargarella

¿Por qué quitarnos el derecho al voto? En vez de evolucionar como pueblo, lo que hacen es volver atrás. Después de las luchas ganadas no hay razón justa para retroceder. En lugar de pedir quitarnos el voto, deberían pensar en como ayudar a esta población marginada a salir a la libre comunidad y tener un mejor futuro.

Al fin y al cabo, los confinados contamos en las elecciones pues en Puerto Rico habitan alrededor de 3.5 millones de personas, de los cuales 2.4 son electores inscritos. En las pasadas elecciones, el Gobernador electo ganó con 896,060 votos. En las cárceles hay alrededor de 12,000 confinados cada uno tiene hasta 6 personas en su expediente de visita. Eso significa que alrededor de 84,000 personas son movilizados a votar. Esto sin contar las amistades fuera del expediente. ¿Le conviene a los políticos quitarnos el voto?

Al final todos somos un pueblo y la mayoría buscamos un mismo fin: Tener mejor calidad de vida.

Este debe ser el enfoque del gobierno: ofrecer verdaderas oportunidades a los que estamos encerrados y que busquen la verdadera rehabilitación; que no nos sigan marginando y cambien su visión.

PrintFriendlyFacebookTwitterStumbleUponMySpaceBlogger PostLinkedInDeliciousShare/Bookmark