Educación Jurídica - Teoría

El quehacer de la Teoría (Parte I)

En el curso Teoría General del Derecho a través de los años hemos llevado a cabo  varios ejercicios que nos permiten integrar el estudio, abordaje, discusión e ilustración de los planteamientos teóricos que varias de las corrientes jurídicas principales exponen. Lo hemos hecho de forma tal que a su vez podamos integrar destrezas como trabajo en grupo, deliberación, argumentación oral y escrita y, sobre todo, lo que llamamos, pensar el Derecho a la luz de controversias contemporáneas. Así, hemos integrado debates de teoría jurídica que mediante situaciones de hechos y controversias ficticias de temas de vigencia contemporánea, nos permiten exponer argumentos diversos, pero siempre ilustrándolos a partir de las corrientes teóricas. En algunos casos, los propios estudiantes han cuestionado ciertos métodos pedagógicos -como por ejemplo el uso del debate de tipo adversativo -y han propuesto en vez paneles o diálogos de discusión sobre los temas y teorías, y en ocasiones los ejercicios han sido reflexiones escritas o preparación de escritos jurídicos u opiniones en paneles de jueces.

A través de los años he visto las variaciones, fortalezas, debilidades y posibilidades creativas de estas metodologías de acercamientos teóricos las cuales requieren una conceptualización del curso que se vea más que como una “clase”, una experiencia. Por eso, el curso parte de la premisa que los y las estudiantes son sujetos activos y no meramente receptores de información o conocimiento. Es decir, el curso no es solo el material asignado y la evaluación final sino que las horas-contacto y experiencias en común a través de las reuniones que sostenemos durante el semestre son parte indispensable y lo que ocurre en el salón de clase, es decir, la discusión y las reflexiones informadas y estas actividades son la espina dorsal del curso y de la experiencia académica que ofrece. Además, gran parte de lo que ocurre cada semestre varía puesto que depende del grupo, de las interacciones, de la pluralidad que allí converge y de los temas que además son temas jurídicos retantes en el país, que es lo que nos sirve de contexto para pensar el Derecho y las corrientes teóricas que analizamos.

Esta entrada introductoria tiene el propósito de añadirle una extensión más al quehacer que se genera en el aula a través de compartir en el blog el producto de ese quehacer. Nunca podemos medir con atino -si es que es posible tal cosa como “medir”- “el producto” ni el “impacto” que tiene el quehacer universitario porque necesariamente éste desborda y escapa lo que nos es tangible de inmediato: ¿cómo medir el producto del pensamiento que se genera allí individual y colectivamente? ¿cómo medir el “impacto” de la experiencia que tanto la profesora como cada estudiante en su individualidad y como agregado logró a partir de cada una de las reuniones que sostuvimos?. Sin embargo, si de algo tenemos certeza es que ese quehacer no es en vano y que sí podemos apostar a conscientemente ampliar su alcance. Y esto es lo que pretendemos con una serie de entradas en las que compartiremos, con el permiso de los y las estudiantes participantes, algunos de los quehaceres tangibles de este proceso.

En las próximas entradas, comenzaremos por compartir el trabajo de tres estudiantes que se voluntarizaron en clase a recrear performáticamente uno de los ejercicios. En esa ocasión, trabajamos dos situaciones de hechos semi-ficticias. Los y las estudiantes en grupos de 3 o 4 escogieron una de las dos situaciones de hecho y tuvieron que integrar un “panel” de jueces de un Tribunal Supremo ficticio que adjudicaría la controversia y produciría una opinión del Tribunal con opiniones disidentes y concurrentes. El reto principal fue que las opiniones reflejaran distintos acercamientos teóricos de las corrientes teóricas que en ese momento ya habíamos estudiado y discutido en clase. El ejercicio que hoy comparto incluía el Iuspositivismo jurídico, el Realismo jurídico y la corriente representada por la Teoría Integral del Derecho del teórico del Derecho Ronald Dworkin. Cada grupo preparó las Opiniones judiciales desde estas tres corrientes teóricas y luego en la clase los grupos voluntarios (uno de cada situación de hechos), se constituyó “en sala” y presentaron sus Opiniones. Más que la corrección o no de la decisión, el punto principal fue ilustrar, en la redacción, argumentación y en la adjudicación, estas corrientes teóricas. Cabe señalar, que en otros ejercicios hemos trabajado y contrastado otras corrientes.  El saldo del ejercicio fue extraordinario tanto en su dimensión performativa como en la redacción y creatividad de los escritos. Para este primer ejercicio que compartiré, las lecturas asignadas y discutidas en clase y que sirvieron de telón de fondo fueron las siguientes:

  • Kelsen, “The Pure Theory of Law”, en M.D.A. Freeman, supra, pp. 326-332 (7ma, 276-282).
  • Carlos Santiago Nino, “La Teoría de Kelsen respecto de las normas jurídicas y Críticas a la Teoría de Kelsen”, en Nino, supra, a las páginas 78-96.
  • L. A. Hart, Positivism and the Separation of Law and Morals, en Dennis Patterson, Philosophy of Law and Legal Theory, pp. 69-87.
  • L. Fuller, Positivism and Fidelity to Law — a Reply to Professor Hart, en Dennis Patterson, Philosophy of Law and Legal Theory, pp. 91-113.
  • Ronald Dworkin, What is Law?, en Law’s Empire, pp 1-44.
  • Ronald Dworkin, Taking Rights Seriously (fragmento), en Lloyd’s Introduction to Jurisprudence, pp. 1429-1439
  • Karl Lewellyn, A Realistic Jurisprudence- The Next Step, en D. Patterson, supra, pp. 22-45.
ismael-molina

El estudiante Ismael Molina en el curso Teoría General del Derecho en el tercero de los ejercicios, en esa ocasión se trató de un debate sobre Teoría Dworkiniana, Análisis Económico del Derecho y Teoría Crítica Feminista

A continuación compartiré las situaciones de hecho ficticias que dieron lugar al ejercicio y en otras entradas compartiré las Opiniones trabajadas por los estudiantes Ismael Molina, José J. Colón y Yara Alma, los cuales no solo las compartieron en clase sino que además, accedieron a compartirlas aquí, lo cuál agradezco inmensamente. El ejercicio pretende solamente ilustrar la construcción de argumentos a partir de los supuestos de estas tres corrientes teóricas, reconociendo que a través de las tres podrían llegarse a resultados contrarios o similares y que ninguna corriente garantiza de por sí un resultado particular, así como tampoco refleja la opinión o el resultado al que cada estudiante hubiese llegado o avalado en sí. Pero también, ilustra la calidad argumentativa y de redacción de estos tres excelentes estudiantes, que al igual que muchos otros de sus compañeros hicieron una gran labor al involucrarse en el ejercicio y tomarlo en serio y con rigor. El propósito de estas entradas, es pues, ampliar el alcance del ejercicio y que sirva para generar discusión y pensamiento sobre estos temas, y enfatizar, una vez más, la importancia didáctica de la metodología de enseñanza jurídica y de la teoría en sí misma, algo que tratándose de un quehacer universitario por excelencia no debería tener que estar en reiterada validación pero que en nuestros tiempos parece cada vez más necesario hacerlo.

Aquí las dos situaciones de hecho:

Situación de Hecho A:

Tema 1: Libertad de Expresión v. Seguridad Pública

El 30 de junio el Presidente Obama firmó la ley PROMESA (“Puerto Rico Oversight Management and Economic Stability Act”) que impone una junta federal de control fiscal a Puerto Rico. Recientemente la Junta fue nombrada y se reunió por primera vez, estableciendo que con vigencia inmediata tendría el control fiscal de todas las corporaciones públicas del país y de la Universidad de Puerto Rico. Desde la aprobación de PROMESA se han generado manifestaciones ciudadanas y actos de protesta en actividades relacionadas a la Junta, en las plazas públicas, en las calles del país y otros foros públicos. Recientemente, un grupo de ciudadanos y ciudadanas han convocado a la ciudadanía, especialmente a los jóvenes entre 18 y 25 años de edad y a jóvenes de edad universitaria a manifestarse en diferentes lugares del país con miras a ejercer presión para detener el impacto de las políticas y órdenes fiscales de la Junta en asuntos tales como las leyes laborales, incluyendo el salario mínimo, el cierre de escuelas, el aumento en las tarifas universitarias y la reducción del cupo universitario en la Universidad de Puerto Rico, la eliminación del transporte público, entre otros.

Estos jóvenes han adoptado una nueva estrategia de protesta en la que comparecen a diversos lugares del país y lugares como El Capitolio, La Fortaleza, la Milla de Oro, el Banco Gubernamental de Fomento y otros lugares del país en que se reúnen bonistas y acreedores de la deuda pública, pero portando máscaras de Guy Fawkes, es decir, de forma anónima. En algunas de sus manifestaciones los manifestantes han impedido el paso a edificios gubernamentales o lugares de reuniones como hoteles. A medida que pasa el tiempo se unen más y más jóvenes, todos portando esas mascaras, impidiendo, entre otras cosas, que puedan ser identificados a los fines de ser emplazados en algunas demandas que entidades comerciales o industriales, como la Cámara de Comercio ha presentado.

Lo anterior generó un cabildeo intenso en la Legislatura para que se enmendara el Código Penal y se estableciera como delito el uso de mascaras en lugares públicos. A esos fines, el Código Penal dispone:

Artículo 248.- Uso de disfraz en la comisión de delito y en lugares públicos.

Incurrirá en delito menos grave, toda persona que utilice una máscara  o careta, postizo o maquillaje, tinte, o cualquier otro disfraz, completo o parcial, que altere de cualquier forma temporera o permanentemente su apariencia física con el propósito de:

(a) Evitar que se le descubra, reconozca o identifique en la comisión de algún delito.

(b) Ocultarse, evitar ser arrestado, fugarse o escaparse al ser denunciado, procesado o sentenciado de algún delito.
(c) Adentrarse o encontrarse y alterar o intervenir con las actividades ordinarias en instalaciones públicas o privadas, gubernamentales, educativas o comerciales, instalaciones de salud o en el interior de edificios de gobierno.

Será sancionada con pena de reclusión por un término fijo de tres (3) años.
No se configurará este delito cuando:
(a) Se trate de un evento festivo de máscaras, entretenimiento, educativo, cultural, artístico o teatral organizado o autorizado por las autoridades competentes.

(b) Se trate de un uso bona fide ligado a la realización de alguna actividad deportiva, donde el uso de la máscara cumpla el propósito de asegurar la seguridad física de su usuario u otras personas, o por la naturaleza de la ocupación, empleo o profesión de la actividad deportiva.

(c) Se trate de un uso bona fide relacionado a un requisito o motivación de salud, o como parte de una emergencia o simulacro de emergencia que así lo requiera.

(d) Cualquier otra circunstancia donde haya mediado previa dispensa o autorización de las autoridades competentes de la instalación pública educativa, de salud o de gobierno.

En la última actividad masiva que consistió en una marcha que se llevó a cabo en la Avenida Ponce de León, en San Juan, la policía arrestó a 78 manifestantes que marchaban con máscaras de Guy Fawkes. También, ese mismo día arrestaron a 16 manifestantes que piqueteaban frente a las instalaciones de El Nuevo Día y la empresa GFR e Guaynabo. Jueces del Tribunal de San Juan y de Bayamón procesaron a Nilda Monterola de 34 años y residente en Carolina y a Omar Álvarez de 28 años,  y a Luisa Pérez, de 18 años, por obstrucción a la justicia y el delito de utilización de máscaras.

La representación legal de éstos acudió inmediatamente impugnando la constitucionalidad del delito y su aplicación por infringir la libertad de expresión de los jóvenes. El gobierno compareció defendiendo su constitucionalidad alegando que existen razones apremiantes para la prohibición de las máscaras y su penalización. Las partes han comparecido. El Tribunal Supremo en sala de tres jueces emite su opinión. Redacte y argumente de tres a cinco páginas por parte de cada juez o jueza desde las corrientes positivista (normativista), transnormativista (Teoría Integral de Dworkin) y realista.

Situación de Hecho B

Tema 2: Acceso a la Información v. Seguridad Pública

Los hechos están reseñados por el medio de prensa Noticel (han sido alterados levemente para fines del ejercicio).

NotiCel

16/09/2016 03:34 pm

El documentalista  Olivero Lora, quien prepara un documental sobre la huelga estudiantil durante los años 2010 y 2011 en la Universidad de Puerto Rico, presentó una Petición de Mandamus en el Tribunal para que el superintendente de la Policía, José L. Caldero López, le entregue los videos tomados por la policía durante el pasado proceso huelgario.

“(E)ntre el 1 de agosto de 2009 y el 31 de mayo de 2011, agentes y oficiales de diversas unidades de la Policía de Puerto Rico grabaron video y audio desde cámaras portátiles, cámaras en vehículos oficiales, y desde helicópteros oficiales en eventos, actividades y manifestaciones estudiantiles en la Administración Central de la UPR, y en los Recintos de Río Piedras, Cayey, Humacao, Mayagüez, Ciencias Médicas, Aguadilla, Bayamón, Carolina, Ponce y Utuado”, lee la Petición de Mandamus, firmada por el equipo de la Clínica de Asistencia Legal de la Facultad de Derecho de la Universidad Interamericana. En la misma se enumeran 39 momentos específicos sobre los cuales se solicita el material grabado por la policía.

La propuesta documental de Olivero Lora, actualmente en etapa de desarrollo, busca integrar a la narrativa el pietaje grabado por la policía para dotar al proyecto de una perspectiva desde el punto de vista de un actor clave del fenómeno a documentar.

La demanda surge luego que el documentalista, quien próximamente estará llevando a las salas del país el documental que escribe y codirige sobre la Selección Nacional de Baloncesto del año 1979 titulado Nuyorican Básquet, cursara cartas al Superintendente solicitando el material que nunca fueran contestadas.

La jueza Aileen Navas Auger, asignada al área de recursos extraordinarios del Tribunal de Primera Instancia de San Juan, ordenó al Superintendente “exponer posición” en cinco días, y señaló la primera vista sobre el caso para el próximo 4 de octubre en el salón de sesiones 907 del Centro Judicial de San Juan.

“Nosotros esperamos que la policía coopere con esta solicitud y agilice la entrega de los videos. Como ciudadano y artista tengo derecho a tener acceso a este material que es de carácter público, y que fuera financiado con fondos del gobierno. El estado y sus instituciones tienen el deber de ser transparentes y garantizar el acceso a la información generada. Veremos qué dicen en la vista”, afirmó Olivero Lora, quien durante la huelga era estudiante de Derecho y fuera uno de los cofundadores de la estación radial Radio Huelga.

El pietaje peticionado es el crudo del material y no un video transferido por las autoridades para “garantizarse que la información es confiable y no ha sido adulterada, y para evitar degradaciones en la imagen y mantener un alto grado de calidad para el documental”, lee el recurso legal.

Precisamente por esto último, el Departamento de Justicia y la Policía de Puerto Rico se niegan a entregar lo solicitado. Aducen que por razones de seguridad, el gobierno de Puerto Rico y la policía no puede entregar el material en crudo según solicitado y que en este caso no existe un derecho absoluto al acceso público al material que el demandado solicita. El Tribunal de Primera Instancia denegó la petición y desestimó el mandamus. El demandado Olivero Lora ha acudido al Tribunal Supremo y un panel de tres jueces está atendiendo su petición. Redacte y argumente de tres a cinco páginas por parte de cada juez o jueza desde las corrientes positivista (normativista), transnormativista (Teoría Integral de Dworkin) y realista.

La demanda de mandamus puede accederla aquí: http://www.noticel.com/uploads/gallery/documents/d06be2f5648e8f88223a99bcf539754f.pdf

PrintFriendlyFacebookTwitterStumbleUponMySpaceBlogger PostLinkedInDeliciousShare/Bookmark
  • Carlos Pabón

    Excelente iniciativa. Este tipo de reflexión y actividad universitaria lo que se supone que estemos haciendo en la universidad, pero que desgraciadamente ocurre muy poco. Los felicito!!